Quédate como nuevo con un masaje nuru en Madrid

Si por algo es conocida Madrid es por ser una de las ciudades con mayor potencial económico a nivel mundial, aunque precisamente con el objetivo de aprovechar esta característica sus ciudadanos tienden a estar sometidos a grandes cargas de ansiedad y/o estrés a causa del incesante trabajo que han de desempeñar. Si también es tu caso y quieres recargar todas tus energías de la mejor manera posible el masaje nuru que se hace en la capital es idóneo para ti.

¿Qué es el masaje nuru y cómo se originó?

En Japón abunda el alga conocida bajo el nombre de Sphaerotrichia divaricata. Concretamente en Kawasaki, ciudad emplazada en la prefectura de Kanagawa, en años anteriores se daba cita una enorme cantidad de dicho elemento natural cuyas propiedades acabaron explotándose al dar forma a diversos productos. Uno de ellos fue conocido bajo el nombre de gel nuru.

Dicha sustancia no desprendía ningún tipo de olor y, además, hacía gala de un color completamente neutro, transparentando las partes del cuerpo sobre las que era aplicada. Estas características siguen estando presentes en caso de adquirir un gel nuru que presuma de una gran pureza.

Tras los excelentes resultados que se registraron tanto en Kawasaki como en el resto de Japón esta disciplina de los masajes eróticos no tardó en cruzar fronteras y acabó llegando a España. Concretamente en la capital del país se lleva a cabo siguiendo al pie de la letra el método oriental que es el más beneficioso.

Lo primero a realizar antes de dar comienzo a la sesión es desnudarte junto a la masajista erótica. Esta acción es imprescindible, puesto que los cuerpos de ambos terminarán entrando en contacto directo, originando multitud de estímulos positivos que te complacerán.

Aunque el factor corporal resulta de gran trascendencia no se queda atrás el aspecto mental, ya que como en toda variante del masaje tántrico el terreno psicológico es importante. En este caso el profesional se encarga de crear una atmósfera distendida y relajante, conllevando que en un estado de sumisión te dejes hacer recibiendo los incesantes roces de su respectivo cuerpo fusionándose con el tuyo.

Al haber un contacto tan directo con tus partes más íntimas y varoniles, tal como sucede con el masaje lingam, la lubricación de la zona es fundamental, llevándose a cabo en esta ocasión con el anteriormente mencionado gel nuru cuya viscosidad es perfecta para dotar de movilidad a áreas corporales de enorme sensibilidad.

Aquí no terminan las similitudes con otras variantes tántricas. Y es que, por ejemplo, la disciplina nuru recuerda al masaje yoni en el sentido de que también puede satisfacer a las mujeres sin que ello deba acarrear el alcance del instante de clímax. Lo que se busca es más bien la excitación de todos los sentidos, conseguida con creces al tener junto a ti a un cuerpo atractivo tanto de hombre como de mujer –en función de lo que prefieras–.

Así es un masaje nuru en Madrid

Al contactar con la agencia te es ofrecida la posibilidad de escoger entre varios masajistas nuru. Seguidamente se te indica la dirección a la que has de acudir, aunque con más de 600 kilómetros cuadrados de superficie es innegable que los desplazamientos en Madrid pueden llegar a ser tediosos. Es por este motivo que tienes la opción adicional de solicitar que el profesional se presencie en tu ubicación.

No tiene por qué tratarse del domicilio habitual, sino que también es popular la alternativa que consiste en contratar un masaje erótico a hotel, decantándose por la disciplina nuru cuyos beneficios no tardarán en apoderarse de ti permaneciendo tumbado en la cómoda cama del alojamiento madrileño. Puedes clicar aquí para reservar.

Ciertamente todos los masajes que desprenden sensualidad son positivos para hombres y mujeres, pero con esta disciplina se va más allá empleándose no solo las manos de la chica o el masajista masculino sino también el resto de partes que conforman su bello cuerpo para hacerte partícipe de una sesión que eliminará cualquier resquicio de estrés para que únicamente sientas placer a nivel físico y mental.